Mis obras surgen de un lugar ignorado hasta que éste muestra sus colores, su materia y sus formas allí fuera. Experimento que la pintura, como la vida, se va haciendo paso a paso, desvelándose y desvelándome, pincelada a pincelada. Desde mi vivencia, "el camino se hace al andar" como la vida al vivir, o la pintura al pintar... Lo que va emergiendo es y seguirá siendo una sorpresa y un misterio. De allí que se trate, también, de una experiencia en cierto modo espiritual: dejarse ir, confiar, permanecer en ese lugar fronterizo e inestable entre entrega y voluntad, dejarme sorprender por la emoción ignorada y agazapada, esperando el momento para emerger de la confrontación de colores, de luces y sombras. 
No me propongo nada a priori; me limito a abrir las compuertas. Las series en las que están organizados mis cuadros no surgen sino a posteriori.
Pintar, tanto como escribir, es una de las formas que toma para mí el acercamiento a la verdad, esa que resuena, o se refleja, inefable, en cada un@ de nosotr@s. 
Mi propósito por medio de esta página, es lograr la última etapa de toda creación artística, a saber compartir. Compartir significa para mí permitir que cada cuadro se abra a su multiplicidad intrínseca, suscitando el surgimiento de la subjetividad creativa de cada mirada, convirtiéndose en un enriquecimiento mutuo.
Esta página es una botella al mar, una entre tantas otras que andan flotando en ese océano que a todos nos une.
Llegará, como siempre, a quien tenga que llegar...

 

©2019 par Silvia Larrañaga. Créé avec Wix.com

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now